Tips-para-mejorar-estilo-de-vida

¿Qué tienen en común Bogotá, São Paulo y la Ciudad de México? Que el tránsito vehicular es intenso y provoca demoras de hasta una hora en trayectos cortos, lo que impacta en nuestro estilo de vida.

El uso de sistemas de movilidad alternativa, entonces, se asoma como una respuesta. Dejar el auto se ha convertido en una transformación que solo requiere de voluntad. De hecho, hay aplicaciones que ayudan.

Grin, por ejemplo, se enfoca en construir una comunidad de personas que se mueven en monopatines eléctricos. A través del celular informa cuál es estación más cercana, con un código QR se activa el vehículo, te desplazas y lo dejas en otra estación.

Biko, por su parte, recompensa a los ciclistas. Convierte cada kilómetro pedaleado en pesos que se canjean en negocios participantes.

Los ciclistas son un agente de cambio en Bogotá, un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo demostró que es la ciudad donde más personas se desplazan por esta vía en toda Latinoamérica, alcanzando alrededor de 611 mil viajes al día, lo que evita que los bogotanos respiren 1206 toneladas de dióxido de carbono al año. Es por eso, y por su desarrollada infraestructura, que se la conoce como “la ciudad de la bicicleta”.

Sin embargo, todavía es poco. De todos los viajes que se realizan, únicamente el 5 por ciento son en bicicleta.

Los anteriores son ejemplos de las soluciones que tenemos ante la realidad de que el futuro es urbano. La mayoría de la población vivirá en alguna ciudad para el año 2050, de acuerdo con un informe de la Organización de las Naciones Unidas; esto trae ventajas, pero también retos.

 

Mejorar el estilo de vida es tarea de todos

Si bien los gobiernos tienen la responsabilidad de migrar hacia las ciudades inteligentes, cada persona puede utilizar los recursos con los que cuenta para construirse un estilo de vida más amigable.

El cambio puede ser tan sencillo como utilizar bolsas de tela en el supermercado. Cifras de la Federación Nacional de Comerciantes revelan que mientras que en 2017 un colombiano usaba más de 24 bolsas de plástico al mes, un año después su consumo se redujo a un máximo de 18.

Las bolsas plásticas tardan siglos en degradarse, generan problemas en las tuberías y afectan a más de 690 especies de animales de agua que las confunden con comida. En contraparte, tienen una vida útil muy corta, ya que funcionan lo que dura el trayecto del supermercado a tu casa.

 

Tecnología cívica y estilo de vida

La forma en la que somos ciudadanos impacta en el estilo de vida. No se trata solo de ir a votar en cada elección.

Para promover la construcción de ciudadanos informados, nació Burócratas, una plataforma que genera herramientas tecnológicas que nos permiten acercarnos al Estado. A través de ella es fácil conocer aspectos como presupuestos, monitorear el desempeño de los funcionarios y entender los lazos de poder.

Burócratas está dentro de lo que se conoce como “tecnología cívica”, una tendencia que saca provecho de las ventajas de Internet para estimular la creación de ciudadanos activos.

Otro ejemplo es ADenunciar, la app impulsada por la Policía Nacional para simplificar las denuncias criminales. Está habilitada para recibir denuncias de las seis conductas delictivas más comunes y el proceso tarda en promedio 15 minutos.

 

El ocio también ayuda

Tantas cosas por hacer, tantos mundos por descubrir. Como el ocio es esencial para armonizar nuestro estilo de vida, el universo de las páginas web y las aplicaciones también nos ofrece la posibilidad de acceder a él de forma más orgánica.

Plataformas como Evenbrite o Meetup están optimizadas para ayudar a los usuarios a encontrar eventos en todo el mundo e incluso salirnos de nuestra zona de confort para descubrir actividades o grupos de pertenencia a los que de otra forma tal vez no llegaríamos.

Sin embargo, vale la pena hacer hincapié en un término relativamente nuevo: el “ocio saludable”, que se refiere a encarar el esparcimiento armónicamente.

Si vamos a ir a una fiesta y sabemos que beberemos alcohol, entonces podríamos elegir no manejar y utilizar servicios tipo Uber.

Entre nuestras opciones está incluir actividades que nos conecten con el entorno público, como hacer un recorrido guiado. Si nos convertimos en turistas de nuestra propia ciudad, probablemente terminemos sorprendidos por lo bonita que es.

 

Estilo de vida verde

Tomar una bebida con pitillo o sin él nos lleva el mismo esfuerzo, pero dejar de utilizar estos pequeños objetos traerá un impacto en nuestro estilo de vida. Cualquier plástico que dejemos de usar será un alivio para el planeta.

Cada colombiano produce casi 24 kilos de residuos al año y en un futuro podría haber más plástico que peces en el océano. Ante esto, Greenpeace está colectando firmas para exigirle medidas contundentes al Ministerio del Medio Ambiente.

Nuestro dinero es un agente de cambio. Elegir marcas que utilizan empaques de papel o biodegradables es otra de las medidas que podemos tomar.

Reciclar tiene que ser ya una práctica común, pero no se trata solo de separar plástico, vidrio y papel. Hay que tomar consciencia de que actualmente producimos basura electrónica y es crucial hacer un buen manejo de ella. Recordemos que una pila AAA es suficiente para contaminar 3 mil litros de agua.

Recypuntos es una plataforma sin fines de lucro que nos informa de los puntos cercanos para tirar adecuadamente los desechos electrónicos.

Instalar nuestra propia huerta es cada vez más accesible porque incluso hay aplicaciones que nos guían paso a paso. Cultivar vegetales estimula la independencia alimentaria, nos garantiza que son de buena calidad, ayuda al ambiente y a la preservación de las semillas.

Las opciones para mejorar nuestro día a día son infinitas. La revolución de las nuevas generaciones pasará por dejar de ser consumidores pasivos, tal vez solo se trate de asumir que no somos el problema, sino parte activa de la solución.