A medida que la tecnología se transforma, los requisitos están cambiando y la red de comunicaciones requiere de coberturas más completas y eficientes. Una gran innovación es la potencial red 5G, la cual se espera que se lance comercialmente en 2020. Muchos operadores de telecomunicaciones se encuentran deseosos de implementarla. No obstante, el progreso de 4G a 5G no es necesariamente sencillo. En este caso, la red 4.5G proporciona un mejor rendimiento que los   sistemas 4G. Esto representa un paso provisional hacia el despliegue de la capacidad total de 5G.

Esta tecnología es llamada también LTE Advanced. Te preguntarás entonces ¿qué es LTE? Pues bien, este término se refiere a “Long term evolution”, o evolución a largo plazo. Es un estándar que puedes encontrar para la tecnología de banda ancha inalámbrica 4G, la cual ofrece mayor capacidad y velocidad de red a los usuarios de dispositivos móviles.

En el caso de LTE Advanced, es un paso significativo en la evolución de las redes LTE. Ofrece velocidades 10 veces superiores a las de sus predecesoras, lo que conlleva una mejora en la latencia; en otras palabras, el tiempo que requieres para la transmisión de un paquete será menor. 

Por ejemplo, si deseas descargar una aplicación de 1 GB, con la red 3G tardarías 71 segundos; contrario a ello, con 4.5G solo te tomaría 6 segundos. Esto sería muy útil para servicios como Netflix o dispositivos interconectados con el internet de las cosas. Por supuesto, todo dependería del plan de datos.

¿Cómo está Colombia con la red 4.5G? 

De acuerdo con Dahlman (citado por Candela 2019), la tecnología 5G se fundamenta en la 4.5G. De modo que dichas redes pueden ser ejecutadas mediante un software y sin grandes modificaciones en el hardware. En otras palabras, hay dos razones por las que las arquitecturas se deben modificar: 

  1. Las redes 4.5G y 5G coexistirán durante bastante tiempo, ya que tienen similitudes notables. Para dar paso a la 5G, simplemente se agregará una nueva interfaz de redes aéreas.
  2. La arquitectura de red 5G demandará requisitos específicos para una menor latencia y un mayor ancho de banda. Esto se adaptará a los requisitos de segmentación y apertura para la utilización de diferentes tipos de redes.

En enero del 2018, según reportes del Diario El Tiempo, Avantel anunció su activación de esta red. En cifras, se desarrollaba en un 76 % en Bogotá y un 24 % en Medellín. Entre los beneficios encontrados se expresaban:

  • Las videollamadas y los servicios multimedia como películas y videos tendrán mayor resolución a causa de su alta eficiencia en la carga y descarga de datos. 
  • Sumado a las mejoras en la velocidad, tardarás menos tiempo para realizar las mismas tareas. Esto conlleva ahorros de consumo en el procesamiento y la pantalla. Por consiguiente, la batería será 10 veces mejor en los dispositivos.

Conforme a lo anterior, Candela (2019) explica que en la actualidad dichas redes se encuentran sin estandarizar. Igualmente, menciona que se han realizado diversas pruebas y mediciones de 30 Mbps (megabits por segundo) en redes 4G y de 100 Mbps en redes 4.5G. Señala el autor que las velocidades son diferentes en Colombia debido a factores tecnológicos, geográficos y presupuestales. Enfatiza los siguientes aspectos de interés:

  1. En China, país de donde proviene este tipo de tecnología, se emplean redes acordes a dichas innovaciones. Se encuentran equipos mucho más modernos y veloces que en Colombia. En este último país, aún se tienen tecnologías antiguas y que ya están en desuso en otros países. Esto podría limitar la implantación de la red 4.5G.
  2. En cuanto al factor geográfico colombiano, su relieve y sus regiones montañosas generan interferencias y zonas de alcance nulas. Esto trae la necesidad de incrementar el número de estaciones base y de antenas. 
  3. El costo tras implementar redes 4.5G es elevado. Se demanda una gran cantidad de equipos e infraestructura.

Finalmente, comenta el autor que la red 4,5G se ha implementado en pocos casos: se desarrolló en algunos abonados y en zonas de alto comercio. Algunos operadores móviles han comenzado a utilizarla. Se espera que las operadoras migren a esta tecnología para seguir ofertando los servicios ya descritos. 

Por consiguiente, es un hecho que las redes 4.5G poco a poco se están convirtiendo en una realidad. Las tendencias sugieren que Colombia prepara el terreno para adaptarse a estas innovaciones. De hecho, a pesar de no ser la primera en Latinoamérica, se encuentra luego de México, Brasil y Chile.

¿Interesante, verdad? Te invitamos a seguir aprendiendo con una gama de artículos novedosos e innovadores en nuestro blog.