La ventana de incógnito nos permite navegar en internet sin dejar un registro de nuestra actividad, pero ¿realmente es posible dejar todo oculto? Consultamos las funcionalidades de los navegadores más utilizados y te revelaremos la verdad acerca de este modo que afirma mantenerte de forma anónima.

7 verdades y mentiras sobre la ventana de incógnito

  1. La navegación oculta

La mayoría de las personas utilizan la ventana de incógnito para no guardar el registro de los sitios web que visitan. Lo cierto es que si bien se puede lograr ocultar nuestra actividad en el mismo dispositivo, lo que hacemos sí deja un registro en los sitios web a los que accedemos, los proveedores de internet y los rastreadores. Normalmente solo se pueden ocultar el historial de navegación y las cookies.

  1. Google Chrome te advierte

El navegador desarrollado por Google te da el aviso de que su ventana de incógnito guarda tu historial de descargas y los marcadores. Pero además de lo anteriormente mencionado, entre las cosas que oculta está la información ingresada en los formularios.

  1. Firefox es más eficiente en la navegación oculta

Firefox, en cambio, en su ventana de incógnito, bloquea la opción de rastreo. Utiliza Disconnect para identificar y bloquear a los rastreadores. Pero esto tampoco te mantiene en el anonimato. Lo que realmente quiere decir es que no se generará un perfil sobre ti, y esto evitará que puedan enviarte publicidad dirigida.

  1. Los navegadores solo controlan la actividad en tu dispositivo

Al igual que los ejemplos anteriores, otros navegadores como Microsoft Edge y Opera no pueden ofrecer a sus usuarios anonimato completo. Esto se debe a que operan de manera local, es decir, no pueden intervenir en el funcionamiento de la infraestructura de tu conexión. Cuando nos conectamos a internet, utilizamos los servidores del proveedor de red (ISP) a través del DNS (sistema de nombres de dominio), que nos llevan al sitio web que deseamos visitar, etapa en la que el navegador no puede hacer modificaciones.

  1. Intervención del proxy, páginas bloqueadas

Un proxy es una red informática que oficia de intermediaria entre las instrucciones que envía el sistema del usuario hacia otro servidor externo. Es importante tener en cuenta este concepto, ya que muchos lugares de trabajo y estudio pueden utilizarlas para controlar la actividad de las personas que se conectan a internet. Así es como en la oficina puedes notar que algunos sitios web han sido bloqueados y no puedes acceder a ellos durante las horas laborales. Hay métodos para saltar estos proxies que son muy sencillos, como cambiar el protocolo ‘http’ por ‘https’ (sitio seguro). Otra opción gratuita es entrando a la página hice.me o instalando su extensión en tu navegador. También puedes usar FilterBypass, Whoer.net, JustProxy y KProxy.

  1. Cuidado con las redes sociales

Si tu navegador mantiene tu sesión iniciada en redes sociales, estas pueden guardar información de tu actividad en internet en sitios externos. Esto sucede cuando los usuarios se registran en sitios web y otras aplicaciones para dispositivos móviles utilizando sus cuentas de Facebook o plataformas similares. Estas redes sociales están interesadas en recoger la mayor cantidad de información sobre sus usuarios, debido a que tienen intereses comerciales. Utilizan esta información al momento de vender sus espacios publicitarios a las empresas, ya que les entregan la opción de elegir el tipo de público al cual desean dirigirse. Una forma de solucionar esto es con la ayuda de Facebook Container, una extensión para Mozilla Firefox que bloqueará que la red social pueda recoger tus datos. Sin embargo, los sitios que requieran inicio de sesión con Facebook no funcionarán correctamente.

  1. Las ventanas de incógnito son la clave para ocultar la dirección IP

La dirección IP es un número que identifica nuestra interfaz de red entregando datos como la localidad en la que nos encontramos, entre otras cosas. Las ventanas de incógnito no te mantendrán en el anonimato, pero puedes bloquear tu IP. Uno de los filtros que más se popularizó con el mito de la Deep Web fue Tor, ya que se encarga de esconder la IP manteniéndote oculto. El modo de operar de Tor es haciendo que los mensajes de nuestro dispositivo reboten de manera aleatoria y cifrada, volviéndolos indescifrables a los nodos externos de los servidores. 

Si quieres obtener más información interesante y práctica acerca de internet y tecnología, puedes continuar leyendo otros artículos interesantes de nuestro blog que seguramente también te gustarán. Si te ha resultado útil esta guía, no dudes en compartirla con tus contactos en las redes sociales.