¿Sueles descargar aplicaciones? 5 permisos para tener en cuenta

Te aseguro que todos alguna vez, al descargar aplicaciones, les hemos dado permiso para hacer algo sin pensarlo dos veces. Incluso permisos confidenciales y sensibles, como el acceso a tu cámara, micrófono y ubicación, a menudo los aceptamos sin darles importancia. Esta es una forma arriesgada de usar tu teléfono. Por ello, te compartiremos los tipos más peligrosos de permisos y accesos, además de las formas en que las apps podrían abusar de estos para robar información tuya.

Micrófono

Si una aplicación de grabación de voz te pide acceso a tu micrófono, no tendría nada raro, está dentro de lo razonable. Pero ¿si un juego gratuito que acabas de instalar te pide este permiso? ¿Qué pensarías? Si te parece un poco sospechoso, es porque lo es. El New York Times descubrió recientemente que cientos de juegos en Google Play, y algunos en la App Store, están integrados con un software de reconocimiento de voz, el cual usa el micrófono de tu celular para identificar qué películas y programas de televisión se reproducen a tu alrededor, para identificar tus gustos y crear un mejor perfil de publicidad sobre ti.

Cámara

Este caso es muy similar al del micrófono. Al descargar aplicaciones muchas necesitan este permiso por razones legítimas, por lo general, para tomar fotografías dentro de la aplicación, existen otras apps que no tendrían motivo para tener acceso a tu cámara. Si lo tiene, una aplicación podría tomar fotos tuyas o de tus alrededores en cualquier momento que lo desee. La situación se pone más delicada si la app tiene acceso a Internet (que es un permiso tan común que Android ya ni siquiera te pide que lo confirmes), ya que podría subir esas fotos a quién sabe dónde. Hace poco, un desarrollador de apps demostró cómo una aplicación de iPhone podía tomar fotos del dueño mientras lo usaba y compartirlas de inmediato.

Ubicación

La ubicación de tu celular no es un gran secreto, pero eso no significa que al descargar aplicaciones estas deban conocerla. Si no puedes pensar en una razón específica por la cual una aplicación necesita tu ubicación al momento en que la app te pide el permiso, entonces es casi seguro que tiene un propósito oculto. Por ejemplo, Google Maps necesita tu ubicación para que pueda darte instrucciones, un caso muy similar sería si Waze te pidiera este mismo permiso. Shazam pregunta por tu ubicación para poder guardar esa información cuando etiquetas una canción. Pero hay una gran cantidad de juegos gratuitos que, sin interés legítimo en esta información, piden este permiso. Las aplicaciones relacionadas con usar el flash de tu cámara como linterna son infames por solicitar muchos permisos, incluida tu ubicación. Usan estos datos para crear publicidades con la información que han acumulado sobre ti, como de costumbre. Al saber qué comercios están cerca de ti y en qué área vives, pueden crear una imagen tuya y de lo que te puede interesar.

Contactos

Algunas aplicaciones necesitan acceso a tus contactos para facilitar las funciones relacionadas con compartir imágenes, videos, etc. Las aplicaciones de mensajería podrían necesitar verificar qué amigos tuyos también las usan, por ejemplo. Basado en lo que hemos compartido contigo hasta ahora, no es tan difícil adivinar cómo una aplicación podría abusar de este permiso. Además, si pensaste que usarán los datos de tus contactos para enriquecer la información de las publicidades que verás en el futuro, ¡estás en lo correcto! Al igual que otros permisos, es importante saber si la aplicación realmente necesita o no ese permiso. Un juego solo lo necesitaría si quisieras invitar a tus amigos, pedir más vidas o jugar una partida compartida. Debes tener cuidado con este caso; una cosa es exponer a peligros a tu teléfono y a tu información personal, pero otra es vender la información de tus contactos y exponerlos a estos riesgos.

Almacenamiento

Este permite a una aplicación leer o escribir en el almacenamiento de tu teléfono. Esto solía dar acceso libre a la aplicación para ver tus archivos, cambiarlos, eliminarlos y en caso tal, agregar más datos en cualquier carpeta de tu memoria. Esta categoría incluye el permiso «modificar/eliminar contenido de la tarjeta SD». Desde este momento te lo advertimos, este es un permiso de alto riesgo. Algunas aplicaciones buscan el acceso a tus datos para modificarlos en tu teléfono, más allá de los archivos de la misma aplicación. Al descargar aplicaciones que necesiten guardar datos en carpetas externas, como las apps para tomar notas y las que toman y guardan fotos, necesitan este permiso para poder funcionar correctamente. Sin embargo, Google ha hecho mucho para que este permiso sea inofensivo. Con cada versión, refina las formas en que una aplicación puede acceder solo a la información que necesita, pero es útil que estés prevenido en caso de enfrentar este riesgo.

Por último…

No estamos tratando de asustarte. No todas las aplicaciones que piden un permiso tienen propósitos malignos. Los permisos de las aplicaciones no son malos en sí mismos, y muchos desarrolladores explican para qué usan los permisos en la descripción de la aplicación. Por eso, es vital pensar en cada caso a la hora de descargar aplicaciones qué pueden necesitar permisos. No seas un loquillo dándole “Sí” a todo. Si instalas una aplicación para tomar fotos y te pide permisos para usar su cámara, probablemente esté bien. Cuando un juego de cartas pide acceso a tus contactos, ubicación y SMS, debes desinstalarlo o al menos denegarle esos permisos. Recuerda que una aplicación nunca es indispensable, siempre puedes encontrar una alternativa. Tómate el tiempo para comprobar si hay una aplicación similar que no te pida tantos permisos.